viernes, agosto 05, 2005

LO LÍQUIDO

Hola, amiguitos. Hasta que Ignacio Echevarría se manifieste, diga si está entre nosotros, y empecemos a liarla, y en los interines en los que mi sponsor –es decir, yo-, no esté cazando bisontes para alimentarme, pues voy a seguir con la cosa. En los próximos días les hablaré del concepto de lo líquido. Un concepto planetario, pero con determinadas y brillantes aplicaciones en la CT. En éste dibujo de un año de la CT –éste blog, recuerdo, estará un año intentando dibujar la CT-, están apareciendo, como algunos lectores han señalado, componentes de la CT que, simplemente, confirman la CT como una región más de la cultura occidental light. Sin duda es así. Pero más. Es decir, lo light, la Cultura como región del ocio, alejada de valores como la formulación y la transformación, es lo que hay. Es un hecho europeo. En España lo es más, pues la CT –y esa es la teoría del menda- responde a un modelo político, no a una evolución natural de la cultura nativa, que no evoluciona naturalmente desde que se la fusiló. Bueno. Lo líquido. Al tajo.

-EL PACK DE LO LÍQUIDO. La realidad líquida, y a partir de ése palabro, el concepto modernidad líquida, muy utilizado por Zygmunt Bauman, hasta el punto de ser una especie de trade mark, es tal vez la última gran formulación de la fenomenología. Ya saben, el palo Husserl y el estudio de las estructuras de la conciencia que capacitan al conocimiento para referirse a los objetos fuera de sí misma. Es decir, y explicado a lo bestia –ruego, por tanto, que no se le caigan los anillos al hipotético lector fino que lea estas líneas-: la realidad como percepción.
Lo líquido viene a ser una explicación metafórica de una realidad, como su nombre indica, líquida. Imaginen una bandeja repleta de agua. Cada vez que se incline hacia un lado u otro, la realidad del agua, la descripción del agua, cambiará. Lo líquido explica que usted se encuentra ahí. Es la persona que mira el agua y que, cada segundo, observa un agua diferente. Quizás, incluso, usted y yo somos el agua. El agua es, en fin y como todos los niños y niñas saben, lo contrario de lo sólido. Si bien, y en lo que es una buena noticia, también es lo contrario de lo gaseoso. El agua –vayan a la playa- siempre fluctúa, siempre cambia. Es imposible describirla. Como nuestra realidad. En 40 años de ir a la playa/al agua, por ejemplo, yo sólo he notado pequeños cambios: la aparición del top-less, la del tanga. Usted, seguramente, otros. Es posible, no obstante, que se hayan producido millones de cambios. Millones de olas diferentes, millones de granos de arena desplazado, millones de gaviotas y de bañistas diferentes. La realidad líquida no sólo es difícil de describir, sino que importa un comino. Mañana, como su nombre indica también, será diferente.

-EL MAYOR ESPECTÁCULO DEL MUNDO. Bueno. EN los próximos días les voy a explicar, a través del concepto de lo líquido, la actualidad. A través de una noticia política, una noticia cultural y una publicación informativa. No se lo pierdan. Intentaré ser menos pesado que hoy. No lo garantizo. Esto no es CT. No tengo por qué ser simpa.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Dos preguntas desde la colchoneta:

¿Sostiene usted que las culturas evolucionan “naturalmente”, si ya ni los tomates evolucionan “naturalmente”, por no hablar de cómo evolucionan las latas de atún?

¿Supone usted que la cultura europea contemporánea responde a una “evolución natural”? ¿Qué cultura estaría en este caso en el eslabón evolutivo natural inmediatamente superior?

Muchas gracias.

Lucía dijo...

Espero que todo el mundo haya disfrutado de los fantástico ejemplos de CT que Agosto ha proporcionado, no han faltado historias personales de fallecidos, conspiraciones mediáticas, ni ná... Agosto ha estado a la altura.

¿Qué significa la evolución de una cultura? Toda cultura como 'ente' asociado a la vida de una sociedad evoluciona con la misma. Ahora bien, estoy de acuerdo con el comentarista previo en que pensar en una evolución a mejor, dando lugar a la posible existencia de eslabones superiores, me suena extraño. A mi me hace pensar más bien que andamos dando tumbos para delante y para atrás, evolucionando a veces e involucionando otras tantas (a mi me da que esto último es más realista).

Ahora bien, respecto a que en España la evolución, o involución, de la CT responde a un modelo político, o al menos en mayor grado que en otras regiones del planeta, me parece cierto. Que esto sea o no natural...en todo caso todo lo artificial o natural que puede ser el cambio de la cultura de una sociedad, porque al fin y al cabo la política es parte de la sociedad, y una parte importante, por tanto su influencia en la evolución de la cultura no podría considerarse artificial ¿o si? Que un cambio político y la forma en la que se dio haya provocado un giro en la dirección que de otra manera hubiera podido tener... ¿convierte todo lo resultante en artificial o tan natural como otros cambios? Difícil cuestión.

Volviendo a que la CT toma muchas de sus diferencias de la sociedad light occidental del modelo político en el que existe y en el que nace, estoy completamente de acuerdo, y es que la sociedad española se topa de golpe con la sociedad light viniendo de una especie de vacío temporal y social (que desgraciadamente estuvo poco vacío en otras cosas), y por tanto no habiendo experimentado el nacimiento de esa cultura light de forma progresiva sino de golpe y porrazo, y todo ello unido a un modelo que pide a la ciudadanía que no hablemos muy alto de política se vaya a despertar el monstruo, y claro de hablar tan bajito se deja de hablar y acabamos donde estamos. Y en mi opinión no sólo sin hablar, reflexionar y transformar, sino con un extraño miedo inexplicable a hacerlo porque vayamos a romperlo todo... Con lo cual no sólo tenemos que cargar con las veleidades de la sociedad light sino además con una invitación velada, y a veces no tanto, a que no pensemos más de lo necesario y a que no toquemos las cosas.

El hecho de ese toparse de golpe con la sociedad occidental proviniendo de una especie de tunel del tiempo no me parece una cuestión a pasar por alto, porque de la evolución progresiva de una situación el análisis puede nacer mucho más fácilmente que cuando todo pasa del día a la mañana y todo se nos vende como bueno (invitación a no cuestionar again)

Espero atenta su aplicación de la Sociedad Líquida de Baumann a nuestra sociedad informe.

Anónimo dijo...

Martínez, se le acabaron las vacaciones. Tiene usted ante si el precioso reto de convencernos de que su teoría de la cultura no procede de un antiespañolismo porque sí tan chungo como casi todo lo anti-.

Espero que no haya trampas, como la de sus últimas comparaciones entre asesinatos de policías ingleses que realizan una tarea encargada por el Estado con ex-policías que realizan una barbaridad encargada por su cabecita, o por la de su mujer; cosa, por cierto, que le obligaría a penetrar en ciertas teorías de la psicología junguiana que considero largamente lejanas a su propósito.