miércoles, noviembre 15, 2006

LA NO-SEXUALIDAD

-EL-NO-NACIONALISMO. SOCORRO. El caso de la cosa es que un partido no-nacionalista se ha colado en otro parlamento. Y aquí, sería bueno definir el no-nacionalismo.

-QUE LO DEFINAN ELLOS. El no-nacionalismo, la cosa cívica y repúblicana que va a poner orden en Catalunya, devorada por el nacionalismo, ha sido promocionada en todo momento pot la COPE. Jiménez Losantos, Miss No-nacionalismo, le ha dedicado mucha rumba. Al valorar el resultado de las elecciones, mientras se la tocaba, incluso dijo que Ciutadans era el ejemplo a seguir por el PP, y que PP, a ver si espabilas. Vamos, que el ejemplo a seguir es el No-Nacionalismo. Un invento del PP y del PSOE en Euskadi, que ahora se exporta con éxito de crítica y público. La campaña del partido en Barcelona ha sido discreta. No así en el cinturón, que ha quedado literalmente empapelado por carteles de la cosa. Eso es pasta. Se ha dicho que FAES ha engrasado el asunto. Ni idea. Es un rumor más. En este blog no se utilizan los rumores, salvo para desconstruirlos. Deconstrucción del rumor: si se desconstruye el rumor hasta llegar a la pasta que lo ha originado se descubre, en todo caso, que ha habido pasta. Igual, empero, es que Ciutadans han hecho un Cofidís. Es decir, a) han estirado más el brazo que la manga. O b), tienen una manga más larga de lo que toca. Nuestro sistema político no investiga las mangas largas de los partidos, en fin. ¿Cómo se definen los chicos Ciutadans? Váyanse a la web de la cosa Ciutadans. No les clico la cosa, que luego devuelven la visita y esto se llena de gritos. He decidido que, cuando mi página se llene de gritos, esa será la señal de los dioses para cerrar el chiringuito. Este, en fin, es un chringuito en el que sesusurra. Bueno. Anyway. Decía que le pregunten al señor Google por la dirección y se vayan. Miren las entrevistas en prensa. El palabro más utilizado en las definiciones es no-nacionalismo. Es decir, un palabro con un significado poco claro. Como el palabro “churri”, sólo sabe en verdad qué significa quién lo utiliza. Posteriormente, se observa en las entrevistas que se presentan a sí mismos como ni de izquierdas ni de derechas -una definición históricamente, glups, inquietante-. Ultimamente, y conforme avanzaba la campaña electoral se han ido definiendo como de izquierdas. Si bien explicando en todos los casos que hoy en días las ideologías no sirven, etc. Es posible que, por tanto, sean no-nacionalistas ni de derechas o de izquierdas, más bien de izquierda inservible. Vamos, que el palabro clave sigue siendo no-nacionalista. La prensa, en las entrevistas, les respeta la autodefinición. Mucho más conforme el medio que les entrevista es no-nacionalista. Como los ultra-derechistas trade-mark COPE, Foro de Ermua, y ¡Basta ya!. La Capilla Sixtina del respeto a la autodefinición es un artículo de Soledad Gallego, de El País, en el que promociona el partido en el último día de campaña, defendiéndolo como única opción no-nacionalista, popular y, como mínimo, no de derechas. De todo ello se deduce que, en una cultura en la que se tiende a no cuestionar las autodefinicione, el concepto no-nacionalismo es un filón. Definir los objetos nuevos, por otra parte, es un ejercicio de riesgo. El fascismo, por ejemplo, costó un huevo definirlo. Su autodefinición de anti-capitalista, despistaba. El primer periodista -el primero hispano; supongo que uno de los primeros europeos- en hacerlo fue Josep Pla, cuando era un joven inquieto y con hambre de gol. Lo vio claro durante su cobertura de la Marcha Negra sobre Roma. Y lo escribió. Segundos después fue expulsado de Italia. Lo que es una metáfora: el primero en definir los objetos problemáticos se diferencia del último en que le dan para el pelo.

-EL FILÓN. Bueno. La cosa queda aquí. En Catalunya existe en el mercado un nuevo producto. Se trata del no-nacionalismo, importado de Euskadi, promocionado por la ultraderecha española y el ultra-derechismo español, y cuya única política no es la derecha o la izquierda. Es el no-nacionalismo. Es decir, el nacionalismo español furioso. En Catalunya, por decirlo así, existe ¡Basta Ya! -siempre me ha impresionado que se escriba con signos de admiración; igual es un decálogo- y el Foro de Ermua. Sin existir lo que, de una forma u otra, provocó la existencia de esos objetos en Euskadi. ETA. Un nacionalismo local gore y no democrático. Ciutadans es un artilugio exitoso sin la necesidad de una ETA local. De lo que cabe deducir que no tardará en existir. Por pura necersidad de marketing -la extrema-derecha española hace existir cosas que no existen: el áccido bórico, el carácter antidemocrático de ERC, linchamiento de castellano-hablantes en Catalunya-. O por -glups y posibilidad b)-, retroalimentación. Ya veremos.

En todo caso, y este será el tema del que les hablaré mañana, Catalunya, en esta última legislatura, ha desaparecido como cultura política diferenciada. Y creo que es una mala noticia.
nacionalismo.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Caramba, Guillem, de nuevo tú por aquí, qué buena sorpresa. Sabía que un día volverías, como Roky.
Morituri te saludan. No puedo estar menos de acuerdo con lo que has escrito hoy, pero no es momento de andarse con pejigueras. Te echábamos en falta. Venga un abrazo.

El Juanito está que se sale.

Un beso,

El padrino

Anónimo dijo...

Caramba, Guillem, de nuevo tú por aquí, qué buena sorpresa. Sabía que un día volverías, como Roky.
Morituri te saludan. No puedo estar menos de acuerdo con lo que has escrito hoy, pero no es momento de andarse con pejigueras. Te echábamos en falta. Venga un abrazo.

El Juanito está que se sale.

Un beso,

El padrino

jo dijo...

Aquí no tenemos una organización terrorista, pero tenemos una lengua que está ahí, innecesaria y mantenida con el dinero (¿impuesto revolucionario?)de todos los contribuyentes. No necesitan inventar nada. Lo tiene a huevo.

Anónimo dijo...

Nótese detalle del anterior mensaje: ETA = lengua catalana = impuesto revolucionario.
Es decir Ácido bórico = todo.
Es decir, la extrema-derecha está que se sale

Anónimo dijo...

Eso de las lenguas innecesarias (¿hay lenguas innecesarias? ¿cuales son las necesarias? ¿el servocrata es necesario?), me recuerda un pelo mucho a lo que en el siglo pasado fueron las razas innecesarias.

Anónimo dijo...

"Váyanse a la web de la cosa Ciutadans. No les clico la cosa, que luego devuelven la visita y esto se llena de gritos."
Nice try. :-) Ciutadans website

Anónimo dijo...

Ciutadans hace bandera de un conflicto que la política en Cataluña no ha resuelto, o ha resuelto mal, y ya van tres decenios: la identificación lengua castellana = no propia de Cataluña = propia de la derecha.

Ciutadans toma un problema social que nadie se ha atrevido a tocar y lo mueve de sitio. Cierto, lo desvirtúa, lo exagera, lo utiliza, pero como ha sido el primero en cogerlo (así funciona el capitalismo), ahora es su propiedad privada simbólica.

Martínez, estaría bastante bien que aceptara usted esto: en toda comunidad con dos idiomas de uso social mayoritario, los idiomas están en permanente conflicto: o se usa uno u otro (pese a que la mayoría de hablantes, cada vez más, dominen los dos). Esto no es negativo, es una descripción. Por ello es inevitable que se produzcan choques que a veces se decantan de un lado y a veces de otro. Más cuando la Administración toma cartas.

Todo ciudadano, en definitiva, detecta que no puede utilizar una sola lengua como podría hacerlo, por ejemplo, en Badajoz, Angers o Faro.

jo dijo...

Comentarios al mensaje anterior:

1.Ciutadans no toma un problema social: lo inventa.

2. Me la sudan las propiedades privadas simbólicas. Prefiero las de verdad.

3. No sé Martínez, pero yo no acepto que en una comunidad con dos idiomas de uso social mayoritario el conflicto entre esos dos idiomas sea permanente. ¿De qué comunidad me habla, ciudadano?
4. Todo ciudadano detecta que no puede utilizar una sola lengua, ni dos ni tres. ¿Y?

catetoababor dijo...

Martínez,

Me alegro que esté de vuelta. Reciba Ud. un abrazote.

Parece que la aparición de esta nueva cabecera política en el Parlament ha suscitado un debate sobre lo que solo esta nueva franquicia está interesada en debatir.

A mi parecer el problema es otro. El mismo, vaya, de siempre: El miedo de la izquierda por ser la izquierda, y la vergüenza que tiene la derecha cuando se la llama por su nombre: derecha (y no digamos cuando esa derecha nacionalista -como todas-, es además española)