lunes, noviembre 26, 2007

A VUELTAS CON LA DERECHA REVOLUCIONARIA ESA

La semana pasada nos pusimos calientes con aquello que, en un chiste de un lector, quedó dibujado como la-derecha-revolucionaria. Es decir, una derecha muy ideologizada, que prima la ideología sobre otros negociados, tradicionales de la derecha y, especialmente, de la derecha española de 77-82, más pendiente de la cuenta de resultados que del nombre de las cosas. Hummm esta semana miraré de darle un tute a ese asunto.

-TUTE AL ASUNTO. VER QUÉ. El domingo se inició solemnemente la precampaña. Es decir, la campaña. Reflexionemos, hermanos, sobre ese hecho. EL PP lleva 1000 años –desde el 11-M, vamos-, practicando la ideología. No ha realizado ninguna autocrítica notable. Se ha mantenido en un punto de vista inamovible ante lo del 11-M, que ha unido a otros puntos de vista inamovibles, que pudimos disfrutar en su última legislatura: la unidad nacional esa, el trade-marck anti-eta y la defensa de la libertad non-stop que, en primera instancia, se parece mucho a la defensa de la Iglesia. Desde la emisión de la sentencia del 11-M, los chicos PP han dado cierto giro en su discurso. Sin creérselo mucho, han dicho que están por los problemas reales de la gente etc. Han definido los problemas reales de la etc., poéticamente, como las hipotecas. En ese sentido, ha nlanzado un discurso endeble, irreal, sobre una reducción de tramos en el IRPF tan bestia que da risa, María Luisa. Sólo siendo muy amable se puede calificar todo eso como nuevo discurso. Un discurso que se empezó a difundir 6 meses de las elecciones y sin mucha preocupación ni interés. En 6 meses es difícil cambiar de lenguaje. Y mucho más, que cale. De lo que se deduce que no hay ningún tipo de interés en cambiar de lenguaje. Y que, sea lo que sea que cale del PP, no proviene del último semestre.

-CECI N’EST PAS UNE PIPE. Es más, desde lo de la sentencia del 11-M, el PP no ha dejado de subir en expectativa de voto. Lo que indica posiblemente que ni al PP ni a su electorado le importa la realidad una higa. Ni las hipotecas, ni la sentencia del 11-M. Lo que le importa es el pack ideológico. Unidad nacional, catalocismo gore, y el trade-marck de la prestigiosa firma Defensores De España Ante 200 Tíos de ETA, S.A.

Un chico sobrado puede pensar que, bueno, eso se debe a que el PP dispone de suficientes medios de comunicación como para dibujar la realidad que quiera. Quizás. Pero el caso es que está realizando dibujos ideológicos de la realidad de forma notoria, llamativa y con cierta calidad –calidad propagandística, pero calidad-. Está consiguiendo crear un discurso en el que, detrás de todo concepto, hay otro, radicalmente diferente. Que su electorado, que pasa, aparentemente, de hipotecas y de tramos de reducción, capta a la primera. Lo que, a su vez, es difícil. Casi arte. Pueden vivir sin realidad. Es puro idealismo. Es pura ideología.

2 comentarios:

Bent Rotter dijo...

No me convence. Por mucho que el cuerpo nos lo pida no podemos reducir el éxito electoral del PP a que en este país hay más de ocho millones de pirados fanáticos que le votan. Aunque tampoco creo que todo sea tan sencillo como pensar que sólo se vota pensando en la economía.

Mi granito de arena es que actualmente hay una polarización territorial enorme en todo el país, y que a algunas zonas piensan que les irá mejor con un gobierno del PP, que concentre los centros de poder, las comunicaciones y todo lo concentrable, como Madrid y Valencia (aspirante a sucursal) y a otras -Cataluña principalmente- les horroriza esa situación. Diría además que esa polarización se la debemos a nuestro amigo Jordi Pujol, que a falta de otros meritos se inventó el modelo de relación de las regiones con el estado y -si, fue él- los parques temáticos como reclamo de -lo que hay que oir- el turismo de calidad.

Anónimo dijo...

No son pirados fanáticos. Son personas que están en el secreto