martes, febrero 22, 2005

EL 11-M VISTO DESDE OTRA CULTURA

En abril de año pasado publiqué el libro Pásalo -la portada era más fea que Pichote-, un libelo en el que explicaba los sucesos del 11-M/13-M como a) la culminación lógica de la instumentalización del terrorismo por parte del PP, y ,b), el fracaso absoluto de la cultura de la Transición –trailer: los mecanismos de nuestra cultura, tendentes a eliminar conflictos, impidieron la percepción, la descripción y la solución de aquel conflicto; nuestra cultura impidió que los medios y los intelectuales tuvieran juego de piernas; nació un nuevo juego, de piernas, a través del SMS, esa cosa tan corta y que fue más larga que la aportación de nuestros medios-. Bueno el libro no se ha vendido mal –unos 15.000, me dicen-. Se supone que eso convierte al libro en un punto de vista influyente sobre la cosa. Lamentablememte, snif, yo no he visto mucha influencia ante la cosa. En Internet, por lo que veo, se viene utilizando en discusiones. No ha aparecido, empero, ninguna reseña o comentario en prensa. Es decir, en la realidad -la realidad es lo que usa tu madre; yo no tengo cybermadre-. Más allá de un par de líneas en varios artículos –verbigracia-, en el que se solventa la descripción del libro diciendo que es un líbelo –nota mental : nunca más vuelvo a definir un libro con una palabra en la solapa, esa cosa que se leen, estadísticamente, los periodistas para solucionar el problemote de un libro que les cae encima-. Francamente, sinf (yII), esperaba que el libro, en lo que tiene de descripción del funcionamiento de la cultura española, serviría para más. No ha sido así. Lo que puede indicar que no es cultura española. Por ejemplo, no es optimista.

Sea como sea, el otro día, una señorita llamada Camille Neveux, estudiante del último curso en el Institut d'Etudes Politiques de Estrasburgo, se puso en contacto conmigo para hacerme una entrevista para su trabajo de fin de estudios, una investigación sobre el 11-M desde otro ámbito cultural. Les paso algunas de las preguntas y algunas de las respuestas. Me gustan las preguntas de Camille porque a) son básicas, si bien b) no las he visto formuladas en ningún medio por aquí abajo. De lo que se deduce que a) Camille es una buena estudiante y que b), por aquí abajo tal vez aún no nos hayamos preguntado en voz alta y por escrito las cosas básicas. Ahí van. Alehop.

-En su libro « Pásalo », usted escribe pagina 58 : «había datos para creer que el gobierno mentía». ¿Cuales son estos datos ?

-Ya había mentido anteriormente. Mintió, por ejemplo, al decir que Irak tenía armas de destrucción masiva. Mintió a lo largo de la crisis del petrolero Prestige. Y practicaba una mentira non-stop, muy del estilo neocon/USA, consistente en, a partir de datos reales, introducir datos falsos, que falseaban todo el mensaje. Sucedió, por ejemplo, con el proyecto de Plan Hidrológico Nacional.

-El día 11 de marzo, El País titula en su edición especial «Matanza de ETA en Madrid». ¿Este título de portada no era peligroso? ¿Ya no se podía dudar de la autoría de un grupo islámico ?


-Era peligroso y antiético. El titular debería haber sido: “Aznar: ETA es la culpable de la matanza de Madrid”, o “Matanza en Madrid, ¿ETA o AlQaeda?”, por poner dos ejemplos. Desde que Otegi habló –entre las 10 :00 y las 11 :00-, y desde que se encontró la furgoneta con los detonadores y las cintas con mensajes islámicos –se hizo público sobre las 14:00-, había datos para dudar. Con esas dudas, la prensa extranjera fabricó diferentes titulares que la española. Sobre las 12:00-13:00, la web de la CNN informaba sobre la pujanza de la opción islamista. ¿Por qué la prensa española no hizo lo que debía? Repuesta: hizo lo que debía: desde la Transición, la prensa –y la cultura- española tiene, al parecer, el deber de no crear desestabilización. Cualquier información que pudiera conllevar algún tipo de desestabilización política era considerada como un peligro para la democracia, en los primeros momentos de la democracia española. Y, por lo visto, aún es así. La prensa española se ve en el deber de crear estabilización antes que información. La prensa española decidió creer al Presidente de Gobierno, como siempre ha hecho a lo largo del proceso de Transición política, para no crear desestabilización.

-El día 14 de marzo, El País titula : « Todos los indicios señalan a Al Qaeda ». ¿Cuando usted ya no creyó la tesis de la autoría de ETA ? ¿El día 14, o más bien antes ?

-El día 11-M, por la noche, nos reunimos varios compañeros periodistas. Algunos, de mi diario. Recuerdo un compañero que dijo: “No he encontrado ningún político que crea que haya sido ETA”. Se refería, por supuesto, a todo el arco parlamentario salvo el PP.

-Usted escribe también en su libro : «la cultura española –nuestros medios, nuestros intelectuales- no tenía grandes defensas ni capacidad de respuesta ante un gobierno que miente ». ¿No opina que los medios tenían canales directos de información diferentes del gobierno?

-Los medios tenían diferentes canales que el gobierno, pero estaban hipotecados por los mecanismos culturales españoles, que impiden arriesgarse en los posicionamientos y en las opiniones para –como le he señalado más arriba-, crear algo que pueda ser interpretado como desestabilización. Ningún –repito: ningún- intelectual cuestionó al gobierno de manera abierta hasta el día 15. Lo primeros artículos de opinión de los intelectuales fueron incluso lamentables. Se limitaban a, a), condenar el atentado e, incluso, b), darle la razón al gobierno al reproducir la ecuación informativa que estaba construyendo. Ecuación: Atocha = ETA = Nacionalismo vasco y catalán = Gobierno autónomo de Catalunya = PSC = PSOE = Zapatero.

-¿Opina que periodistas de le prensa escrita, como los de El Mundo, tuvieron contactos directos con la policía o el CNI ?


-Es posible. En todo caso, los tuvo el PSOE, y el PSOE los filtró a la prensa. EL Viernes 12, en EL PERIÓDICO de Catalunya se informaba que mandos policiales informaban al PSOE sobre datos no comunicados por el Ministro Acebes (...).

-¿Usted u algún periodista (...) habló con gentes del PSOE ? ¿O del PP ? ¿Creían en la pista de ETA o en la pista islámica ? ¿Cuáles fueron sus argumentos ?


-Hablé con miembros del Gobierno Autónomo Catalán. Nadie creía, a partir de la tarde del 11-M, en la posibilidad de ETA. Los argumentos eran la lógica, la información internacional y, posiblemente, informaciones policiales filtradas por el PSOE al PSC. Ni idea. No puedo confirmar esto último. El único miembro del PP con el que hablé fue con un exmilitar, que me llamó a mi domicilio y me amenazó por un artículo anterior –de hacía menos de un mes-, en el que señalaba la necesidad de ETA por parte del PP para elaborar políticas. Es decir, la capacidad del PP para instrumentalizar el terrorismo de ETA .

¿Qué opina usted sobre el comportamiento de los políticos del PSOE entre los días 11 y 14 de marzo ? ¿No estuvieron un poco ausentes de la escena política ? ¿Tuvieron una posición influyente « por detrás », una posición que los medios no mencionaron por interés o por desconocimiento?


-La cultura española les obligaba a estar ausentes. Si hubieran exigido rotundamente y públicamente información al Gobierno, si le hubieran criticado con contundencia y rotundidad, hubieran sido acusados por el Gobierno, y percibidos así en la calle, como desestabilizadores. Cuando el día 14 el PSOE decidió ser beligerante, no lo hizo en voz de su líder, sino de su portavoz, quizás por temor aún a ser tildados de desestabilizadores, en un momento en el que ya era del todo evidente que el PP mentía. En Catalunya hubo -¿se creó?- otra cultura política. El Conseller en Cap habló a los medios, abiertamente, de manipulación informativa. Para llegar a esa conclusión, el Conseller, o Pepito de los Palotes, debía de tener otra información y otra lógica diferente a la de los medios de información españoles –con la excepción de la SER-.

-¿Opina que los manifestaciones del 13 de marzo frente al sede del PP pudieron ser organizadas por medios de comunicación?


-No. Precisamente demostraban que los medios de comunicación, hipotecados por las reglas de juego de nuestra cultura tras la Transición, no habían estado a la altura. Los manifestantes exigían al PP la información a la que no habían tenido acceso en los medios –españoles-.

-Según usted, ¿el trabajo de la comisión de investigación permitió aclarar lo que pasó entre los días 11 y 14 de marzo ? ¿Qué opina sobre la comparecencia de Aznar y Zapatero en la comisión ?


-La comisión ha aclarado absolutamente que el Gobierno a) mintió y b) intentó instrumentalizar el atentado, como por otra parte venía haciendo con todos los atentados de ETA. Las únicas personas que en la Comisión defendieron la opción ETA y la opción de que el Gobierno no mintió son tres cargos del PP y un fiscal vinculado absolutamente al PP. El PP, no obstante, se ha instalado en la mentira, y defiende que la comisión ha demostrado lo contrario de lo que ha demostrado. El PP dispone de medios de comunicación que defienden eso cada día. La confusión de la sociedad es notoria. EN la Comisión me sorprendió gratamente la actitud de Zapatero. Su actitud contra la amnesia –y, posteriormente la actitud contra la amnesia de Bono en el pleno sobre el Yak-, supuso la primera ocasión en la Transición española –ese proceso fundamentado en la amnesia y en la irresponsabilidad de los hechos-, en el que alguien pedía y señalaba responsabilidades ante un hecho. ¿Era impostura? ¿Es una postura sostenible? ¿Es un cambio de tradición? ¿Es un exotismo puntual? Ni idea.

-¿Los eventos del 11 M todavía son importantes hoy, en la actualidad española ? ¿Todavía levantan una polemica ?


-Supongo que sí, pues no se han depurado responsabilidades. Depurar responsabilidades hubiera supuesto que todo el staff del PP hubiera desaparecido. Eso es “desestabilización” y eso es lo último que se desea en España. Recuerdo aquí que el último gobierno PSOE, presidido por Felipe González, fue acusado de practicar la guerra sucia. Jamás se han depurado esas responsabilidades en un nivel político. El PP, conocedor de la cultura española, sabe que con lo del 11-M sucederá lo mismo. Espera que pase el tiempo y, mientras tanto, intoxica con información falsa en sus medios.

2 comentarios:

m.stilman dijo...

Intentaré una vez más escribir más caracteres de los legalmente estipulados. Pese a que me parecen muy correctas las preguntas de la señorita Camila, no acierto a vislumbrar qué aportan pasado ya el tiempo. Es decir, todos los elementos que cita, y como dirían Les Luthiers, “no son sólo verídicos sino que además son verdad”si, pero creo,que justamente si han sido formuladas una y otra vez por los supuestos intelectuales de nuestro país desde que la hipótesis del terrorismo islamista apareciera en la palestra.
El problema no es que no se haya formulado lo básico, sino más bien que no se le ha dado respuesta, o digámoslo de otra manera, formuladas las respuestas, cambian las preguntas.

subversion de luxe dijo...

Qué aportan las preguntas de Camille pasado el tiempo?

Quizá sólo sean una diminuta píldora contra el Alzheimer galopante que sufre la cultura española... dejaremos de tomarla, aunque sus efectos sean ya conocidos?