miércoles, junio 22, 2005

LA GESTIÓN DE LA POLÉMICA EN LA CT

Hola, amiguitos. Lo del Manifiesto va a todo leche. Toda leche: el colectivo Mini-Babel, que pedía a una nebulosa tercera persona la fabricación urgente de un nuevo partido anclado en la lucha non-stop contra el catalanismo / peligro amarillo, van y deciden construirlo ellos solitos. Construcción: se ha decidido que el partido sea de centro-izquierda, lo cual descarta la extrema derecha, salvo la que han vertebrado con sus fabulosas declaraciones los chicos MB –Mini Babel, recuerdo-. El partido, además y por el mismo precio, "debería a) defender los derechos sociales, b) consideraría catalán a todos cuantos residen en Catalunya” –nota mental: todos los partidos consideran catalanes a todoquisque en Catalunya; sale gratis; otra cosa es la consideración bajo la DOC español; de hecho, vas por la calle, la poli te pide papeles españoles y, si no los tienes, se te expulsa de Catalunya, España, Europa, La Vía Láctea y todas las muñecas rusas subsiguientes hasta acabar en, pongamos, Camerún- “y c) apoyaría las investigaciones sobre los avances científicos como el genoma humano y las células madre" . Anticatalanismo y células madre. Esto promete. En otro orden de cosas, y también contradiciendo las declaraciones efectuadas hasta le fecha por grandes ideólogos de la cosa, el Partido Por las Células Madres No Catalanas, estará también al quite con el nacionalismo “español, que no es más que una variante de la misma cosa”, afirman, en lo que es la primera referencia a otro nacionalismo en la plaza. Un nacionalismo, por cierto y nos pongamos como nos pagamos, que ha modulado la mayor parte del siglo XX y, hasta la fecha, a través de un gobierno PP y del posterior movimiento FAEScista, el siglo XXI-.

En pocas semanas, una iniciativa que pedía –la siguiente pedrea de entrecomillados es MB- “sacar los tanques”, que afirmaba no haber dicho nunca jamás “haberse declarado de izquierdas”, que se ha presentado a través de agresivos y muy cuestionables titulares –“ERC es la extrema derecha en Catalunya”, “el castellano está perseguido en Catalunya”-, y valoraciones que, sacadas de la crítica cultural y aplicadas a la política son Berlín años 30’s -“la cultura catalana es inferior”, “la cultura española es potente”-, va y se declara de centro-izquierda. Con un par. Sin que haya nada –una cultura, una tradición de análisis de los discursos- que nos defienda o que nos decodifique todo ese proceso, que va, toma moreno, de la formulación del yuyu al advenimiento del centro-izquierdismo-celular-madre.

-LA CT COMO ALGO INCAPAZ DE DEFENDERNOS. En otro ámbito cultural los MB no hubieran podido instalarse en el centro-izquierda sin a) depurar responsabilidades, b) sin verse forzados a hacerlo de verdad, o c) sin provocar la risa-maría-luisa. En nuestra cultura, como han visto a tiempo real, es posible. Cómo es posible plantear dos vías de investigación en un plis-plas y durante más horas –y, empiezo a temer, años- de lo previsibles. O cómo es posible plantear políticas de derecha o, incluso, de extrema derecha, bajo el trade-mark, respectivamente, de centro o de democracia king-size. Todo ello apunta a que nuestra cultura, la CT, no tiene medios para desarticular declaraciones. No tiene medios para verificar que lo que se describe o presenta a través de ella es, efectivamente, lo que se le describe o presenta. Lo cual nos lleva a un gran qué de la CT. Su incapacidad para la polémica. SU incapacidad para descojonarse de la risa, o del rigor, ante un centro-izquierda construido con células madres y nacionalismo. Su incapacidad para defendernos, en fin, de una novela mala y bien promocionada, de Antonio Gala, de Lucía Etxevarría, del poder –esa cosa tan bien promocionada-, de los medios informativos organizados para alcanzar y mantener el poder –la CB-, de los medios informativos organizados en grandes empresas, así como de cualquier discurso político, artístico –o, je,je, científico, con células madre a gogó-, que utilice la CT, es decir, que se presente como democrático y no nacionalista, aunque no haya Consejo Regulador que verifique el origen de tanta (mala) uva.

-HUMM. Estos próximos días les hablaré de la creación y de la gestión de la polémica en la CT. Luego, si les parece, haremos algo poco CT. Estableceremos, a través de herramientas no CT, las únicas capaces de vertebrar una polémica, una polémica. Un amigote que ha firmado y promovido el manifiesto y aquí el menda estableceremos una serie de artículos cruzados en ésta su página amiga. A ver qué. Bueno. Mañana me pongo al tajo con lo de la polémica en la CT. Tema: ¿Por qué el único medio que polemiza por aquí abajo es The Sun?

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenas:

1) Ciutadans de Catalunya sería, trasladado al euskera, "Euskal Herritarrok". Hum...

2) A mí, esas organizaciones que sin presentarse a las elecciones plantean exigencias políticas a asumir por "todos los partidos" so pena de hacer esto y lo otro, me suenan a algo. No sé...

3) Cualquier persona que haya seguido mínimamente a De Carreras y compañía en los últimos años sabe perfectamente que, visto el espectro de entusiasmados por el genoma y demás temas colaterales, su definición centro-izquierdista tiene la misma credibilidad que el centro reformista o el patriotismo constitucional.

Un cordial saludo,

Popota, a Proud Friend of Albert Boadella.

javimadrid dijo...

Esta moda, ya antigua, de definirse en función de una definición previa, y nebulosa, remite siempre a los mundos de Yuppy. Y más si es el "centro" el "centro izquierda" o el "centro derecha". Son como los pisos, una cierta referencia espacial que no dice nada o casi nada de sus habitantes.
De todas formas no sé cual es tu preocupación por esta formación, aparte de la puramente académica, que al no estar formada por políticos profesionales carece de futuro. Esas declaraciones no se atreve a hacerlas en Cataluña ni el PP y menos a ocupar ese espacio victimista-reivindicativo a la viceversa. Ya se sabe, aquí no se argumenta y defiende una postura, aquí todos somos víctimas.

catetoababor dijo...

CT sería un smoking que se alquila por horas. Para evitar tener que exhibir en público el uniforme de gala, o el de campaña.
Para su confección unicamente se utilizaron tallas CB.
Por eso la ultraderecha es la única que, cuando lo viste no le tira la sisa.

SQ dijo...

Here we go:

a) FAEScismo es un concepto tan claro que es para hacerse camisetas. Es más: arroja tanta luz que, impreso en los llaveros, serviria para ver de noche.

b) después de reflexionar de la mano de nuestro amiguito martinez sobre la cita MB de "la cultura catalana es inferior" etcétera a lo Berlin30's way of life, mamá miedo dejarles a MB hacer lampisteria genética con las células madre...

c) La CT (vda de Franco e hijos, S.A) es incapaz de defendernos por, además de las razones citadas por MNEZ, el mismo principio que el bonito cuento del vestido nuevo del emperador: como se basa en cosas que no existen pero todo el mundo hace como que las ve, nadie se atreve a denunciarlo por si a) yo soy el raro o b) me dejan solo.

d) La variante catalana de esto seria que "the catalans" no se sentirian simples espectadores del paseíllo del emperador, sino como sastres del vestido invisible. Desde la perspectiva del sastre, es mejor dejar instalar un MB que diga que el traje es una mierda, porque por lo menos admite la existencia de traje, y así minimizamos el efecto de los chavales gritando "que va en pelotaaas!" y, paradojicamente, evitamos que nos corten el cuello.

Gachas dijo...

¡Cuánto tiempo sin actualizar!
Visualizo vacaciones en internet free area: palmerismo y arena fina...