viernes, junio 10, 2005

THE MINI-BABEL EXPERIENCE

Bueno. Arreando, que se acumula el curro. Manifiesto de los Mini-Babel –en éste Foro Babel Reloaded hay menos all-stars que, al parecer, en el anterior-. Lo que sigue aquí es un análisis de las construcciones empleadas por el poeta que redactó el manifiesto. El análisis, para evitar la parrafada, se realizará por párrafos. Alehop.

-PÁRRAFO PRIMERO. O CAPTATIO BENEVOLENTIAE. Se equiparan los gobiernos CiU con el Tripartit, dos cosas que, como su nombre indica, son diferentes. En ocasiones las cosas diferentes son muy parecidas. En esas ocasiones es preciso explicarlo. Labor por la que no está el poeta. Como el PP no está por diferenciar ETA de PNV. Por citar un ejemplo. Tendencioso. Es decir, de la misma tendencia, me temo, que el poeta.
.Se explica que el Tripartit se ha descolgado con un nuevo Estatut, si bien el poeta olvida que la propuesta de un nuevo Estatut estaba presente en el programa de todos los partidos catalanes. Salvo en uno.
.El Tripartit no tiene política. Por ahí podría sacar filón el texto. Pero el poeta elige como filón señalar que el Tripartit realiza únicamente una política de símbolos nacionalistas. No explica ningún dato de esa política. En todo caso, señala, el mayor símbolo nacionalista es el nuevo Estatut. De lo que se deduce que el nuevo Estatut es un símbolo. Y que hay leyes de verdad y leyes simbólicas. Los Estatutos de autonomía igual caen de lleno en la última categoría.

-PÁRRAFO SEGUNDO. O INICIO DEL TUNEO. EL poeta se escandaliza ante el hecho de que los medios de comunicación del Tripartit practican “la pedagogía del odio (…) contra todo lo que es español”. No cita ningún ejemplo. Yo no los he visto. Si viviera en Extremadura en vez de en Barcelona, es posible que me lo creyera y comprara la moto. Tunizada.

-PÁRRAFO TERCERO. O MIRA LO QUE HAGO CON EL TUNING, MAMÁ. .Califica de catastrófica la situación de la enseñanza en Catalunya –algo, por otra parte cierto; y, posiblemente, un fenómeno peninsular-. Y señala como responsable de ello la política lingüística. El bilingüismo, por lo visto, atonta.
.Califica que el nacionalismo rampante catalán no ha aprovechado el “importantísimo valor cultural y económico que supone la lengua castellana” –Barcelona, olvida el poeta, que seguramente aquí iba a toda leche, es la capital mundial de la edición en castellano-. Además, se “ha negado” [al castellano] el carácter de lengua propia de muchos catalanes”, fenómeno que como a) amateur y b) profesional del castellano –a) mi mamá me aficionó a esa lengua desde el día de mi nacimiento; b) me gano la vida con esa lengua-, yo no he vivido en mis carnes. Es más, aquí en el cyber, acabo de levantar un cenorrio a una señorita que está que cruje. Lo he conseguido en castellano, sin que ningún Mosso d’Esquadra me aplique la preventiva. No veo, en fin, persecución o diglosia en el castellano de Catalunya. Aunque es posible que mi extracción social, privilegiada y muy torre de marfil king-size –hijo de emigrantes, nací en el cinturón gore de Barcelona-, me impidan ver ese lamentable hecho. Mis problemas con los nacionalismos –tengo dos: con el catalán y, fundamentalmente, con el español, que ha sido más gore en los últimos años; con spontsorización de guerra civil incluida-, no son problemas con ninguna lengua. Mi único problema con las lenguas es con el inglés: después de dos copones, no sé decir tres veces seguidas unbelievable.

-PÁRRAFO CUARTO. O VELOCIDAD CRUCERO. El poeta califica, muy acertadamente, la política de CiU como victimista. Y extiende el calificativo al Tripartit por el hecho de apostar por un nuevo modelo de financiación. Es decir, por un modelo estable, no coyuntural y transparente, que evitara cualquier victimismo. El poeta también denuncia a “algun Conseller” -¿quién? ¿cuándo? ¿cómo?- que ha afirmado que “el Norte trabaja mientras el Sur dilapida”. Yo he escuchado exactamente la misma frase pronunciada por Umberto Bossi, en un miting en Pádua. ¿El poeta confunde Bossi con algún ideólogo catalán y Pádua con la barcelonesa calle Pádua?

-PÁRRAFO QUINTO. O, EN EFECTO, LA CT. El poeta describe, a mi juicio acertadamente, una dinámica chanchullera de la clase política catalana, que elimina las polémicas ante la corrupción a partir de lo que denomina “el consenso”. Y, aquí el menda, CT. Limita el consenso / CT a Catalunya. Es un catalanismo, vamos. De lo que se deduce que en el resto del Estado, si un gobierno mintiera ante un atentado, o surgieran, Dios no lo quiera, unos GAL, iría a los tribunales. Como vemos cada día. Y esta semana, pues más.
.EL poeta denuncia que para ser funcionario o pillar cacho en Catalunya, se debe ser buen catalán. Ni idea. El poeta no cita ningún caso. Y eso que los tenía cerca. Entre los firmantes hay varios funcionarios y varios subvencionarios.

-PÁRRAFO SEXTO. O EL CASO DE LA COSA Y EL DO DE PECHO DEL TUNING. La solución a todo el drama descrito es fundar un partido. Trailer: a) “identificado con los valores de la ilustración” –algo que no significa nada; el partido nazi era de un roussoniano que tiraba de espaldas-, b) “la libertad de los ciudadanos” –aún no se ha fundado ningún partido que defienda, con un par, el encarcelamiento de los ciudadanos-, c) “los valores laicos” -mola-, y “los derechos sociales” –aún no se ha fundado ningún partido, indeed, contra los derechos sociales-, que e) “denuncie la ficción política instalada en Catalunya”. En lo que es una mala noticia para las ficciones instaladas en otras plazas, tendrán que fastidiarse.
.Y aquí, me temo, el poeta trata el verdadero tema del manifiesto. La oposición “a la destrucción del razonable pacto de la transición que hace menos de 25 años situó a España entre los países libres”. Es decir, que el poeta observa que la Transi puede finalizar con la política del Tripartit, que la CT puede tener los días contados –admiro el optimismo del poeta; yo no lo tengo tan claro-. Toda esta construcción tuning, con falsas verdades, acusaciones a lo bruto y sin datos, y descripción de un colectivo –los castellano-hablantes en Catalunya; es decir: yo-, perseguido, marginado, en proceso de vicitmización –la palabra mágica del tuning-, es para, dos puntos, señalar que “la mejor garantía del respeto de las libertades, la justicia y la equidad entre los ciudadanos (…) reside en el pleno desarrollo del actual régimen estatutario de las Autonomías, enmarcado en la Constitución de 1978”. EL poeta coincide con la CB al calificar como edad de oro la Transi. Y como marco inamovible para el resto de nuestros días. Todo lo que no sea Transi es ETA. O nacionalismo agresivo y desintegrador, tal y como queda descrito por el poeta en su poema.

-SÉPTIMO. CAPTATIO A SECAS. Se deja colar que el nacionalismo “unifica transversalmente la ideología y la práctica de (…) los partidos catalanes”. En lo que es opinable. No es el nacionalismo. Es el catalanismo, una tradición democrática. Posiblemente, la tradición democrática en Catalunya; no ha habido otra; puede haberla, pero no tendría que partir de una reflexión de la realidad tunizada, demagógica, con simbolismos nacionalistas, como los que dibuja el poeta. Todos los partidos catalanes –incluido PP-, tienen el palabro catalanismo en sus estatutos. Yo me atrevería a decir que sólo dos son, además, nacionalistas catalanes –CiU y ERC-, respectivamente de derechas y de izquierdas. Y ambos dos, al menos esta mañana a primera hora, absolutamente democráticos y con proyecto cívico. Que es lo que nos debe importar a los no-nacionalistas. Bueno. El poeta finaliza, antes de un riau-riau, con un llamamiento a “reestablecer la realidad”. Lo cual indica que hubo un momento en Catalunya en el que había una realidad deseable. ¿Cuándo? ¿Antes o después de 1939? ¿Antes o después de 1975? ¿El Pleistoceno? Ayudaría mucho que el poeta se mojara.

El manifiesto es CB, Watson. El trazo CB más llamativo, la seña de identidad CB, si exceptuamos el tuning, es que en el texto no es importante. La CB no puede hablar claro -la CB no puede decir, por ejemplo, que el Archivo de Salamanca no puede salir de Salamanca por derecho de conquista-. Lo importante de los textos CB –incluso de los textos informativos- son las partes no existentes del texto en las que aparece, por ejemplo, el concepto derecho-de-conquista. Y las declaraciones que matizan el texto. Y que, incluso, lo contradicen. Y que, en realidad, lo explican. Y lo superan. Humm. Mañana.

8 comentarios:

mourullo dijo...

En Galicia tuvimos un conato de Babel aunque sin el glamour de los niños terribles y mujeres fatales ahí reunidos. El invento y/o engendro era más bien estilo funcionario Régimen Anterior, en cruzada inaudita contra ese perseguidor del castellano llamado Manuel Fraga. Cosas veredes.

babette dijo...

Yo fui a una presentacion de los del manifiesto en la UB. Estaban alli unos chicos que armaban alboroto y gritaban consignas contra los espanyolistas, que en media hora fueron persuadidos por un par de seguratas y desaparecieron alfombra abajo acordando citas por el mobil. Era un viernes. Dentro, no cabia ni una aguja. En la mesa: Alejo, Caja y Pericay. Despues de las presentaciones, agradecimientos, quejas, lamentaciones, etc. Pericay empezo con lo que parecia ser el plato fuerte: estaban en contra de la politica linguistica de la generalitat. Vale, dije, ahora me diran cual es su modelo linguistico. Pues nanay. Pericay se puso a leer un articulo de Arcadi Espada, el gran ausente. Un articulo de hacia lo menos un par de anyos. Ese que dice "subiran hasta tus barbas y te llamaran fascista". Apenas lo soporte un par de minutos. Despues de recuperarme del choc, me largue de aquella misa negra. Muy a mi pesar, todo se ha de decir, por que a mi los de Babel siempre me han dado morbo. Sobretodo el Espada, que nos pone cachondas a todas, Terribas incluida.

Anónimo dijo...

Buenas:

La frase más reseñable se la leí a a uno de los impulsores del manifiesto, que señaló la Constitución como la "única cosa tangible".

Como bien señalaba Guillem ayer, el haber aceptado pulpo como animal de compañía (*) en el 78 incapacita a la izquierda española para oponer un discurso medianamente coherente a la Brunete que cada mañana anuncia no sólo que perro no es animal de compañía, sino que perro es eta.

En este punto, los babélicos sostienen que pulpo como animal de compañía -un Estado con la iglesia cobrando de la renta, que concede derecho al Ejército a levantarse en contra de su propia población, cuyo Jefe fue puesto a dedo por un dictador fascista y que promueve una Constitución con la notable ausencia de pueblo alguno, en la línea de las constituciones de los países democráticos- es la única cosa tangible, hecho que les hermana con la Cultura Brunete.

Por último, resulta de lo más sorprendente que un juntamierda detallista -y lo digo en el buen sentido, Kubrick está en mi panteón- como Arcadi Espasa se apegue al pulpo monárqico -ji- con tamaño entusiasmo.

Apartado de consignas: ¡Amnistía a los fascistas(**)!

Firmado: Popota, a proud friend of Albert Boadella

(*) Algo perfectamente respetable, puesto que hay que tener en cuenta que en el 78, el tablero era de quién era, y existían muy buenas y castrenses razones como para no tratar de ponerse borde.

(**) Hay que tener en cuenta que sólo se puede amnistiar a quién ha sido juzgado, por esto en la Península Suroccidental del Continente Euro-asiático únicamente fueron amnistiados los izquierdistas y los nacionalistas.

JC dijo...

Saludos a todos,
En primer lugar, quisiera felicitar a Guillem por su excelente blog: ¡falta hacía una mirada crítica de verdad, al margen de la moralina bienpensante y paralizante de la CT!
También me parece que esta iniciativa es sintomática de algo que empieza a cambiar, y es el cuestionamiento del mito heróico de la transición. Quizás se trate de un rasgo generacional, cuando los más jóvenes, simplemente por haber nacido en otras circunstancias, no entienden los códigos de autocensura, de resignación y de "pillar cacho" que han caracterizado la CT y que han fomentado sus beneficiarios. Si esto fuera así, no dejaría de ser triste que los cambios tengan que venir por causas generacionales y no por capacidad de autocrítica del pasado, como si fuésemos incapaces de construir otro presente que el que nos imponen (y aceptamos), como si lo de actuar como ciudadanos no fuera con nosotros.
En el artículo que publica hoy Gregorio Morán en "La Vanguardia" toca algo parecido, que enlaza con esa impresión que tengo de crisis por agotamiento de la CT, y con el manifiesto de Barcelona. El PP y la CB, en un proceso de alimentación mutuo, están rompiendo ese pacto de silencio, tomando iniciativas agresivas y apropiándose de símbolos y conceptos que reescriben en clave reaccionaria, pero que me temo que están ayudando a crear una cierta hegemonía cultural a la que la CT, lógicamente, es incapaz de oponer nada. No vaya a ser que se tambaleen esos equilibrios en que se apoya todo el tinglado.
Por eso el manifiesto de Barcelona, como muy bien señala Guillem, no es sino más de lo mismo y, en cierto modo, una confesión de impotencia, como si fuéramos incapaces de salir de esa mentira que consiste en presentar la transición como una especie de paraíso feliz. Y donde a las generaciones más jóvenes se les propone como modelo no intervenir en política, no cambiar nada, no plantearse nada. Me recuerda la anécdota del consejo que dio Franco a uno de sus ministros nada más nombrarlo: "haga usted como yo y no se meta en política". Todo ello no revela sino la tarea tan inmensa que tiene por delante la izquierda para crear un nuevo proyecto político, donde las organizaciones actuales no sirven debido a su complicidad en la situación existente, y donde proyectos como el del manifiesto son simplemente abortos: ya nacen muertos.
Animo, Guillem, y adelante: me he convertido en un adicto de tu blog.

JC

work in progress dijo...

Apuntes para un corpus no CT/no CB

Para constituir un corpus glorioso, lo primero es clasificar, contrastar (Barthes dixit). Good. Sabemos lo que es CT y lo que es CB, querido Watson.


Lo segundo, interpretar. Conocemos el lenguaje CT y CB, sus signos y las marcas a que remiten.

But, the question is: mas alla de clasificar e interpretar, estamos preparados para ir mas lejos? Hacia donde? Con que lenguaje? Y sobretodo, con que marcas?

Anónimo dijo...

¿Por qué el manifiesto no habla sino hasta el final de la sacralizada Constitución (aparte de por ser una estrategia retórica tan productiva que es utilizada por los diarios en sus editoriales)?
Porque lo que dice antes tiene algunas dosis de verdad (ingrediente necesario para que la estrategia argumentativa salga como quieres) aunque estén inflada con helio hasta la saturación. Critica una manera de hacer política que se basa más en los símbolos nacionales que en las leyes, lo que es no sólo cierto sino irrenunciable en Cat. Todo gobierno centra el debate callejero en símbolos y no en leyes, primero porque es más fácil de entender para la gente y segundo porque así no se habla de lo que escuece. El problema es que los símbolos nacionales tienen mucha facilidad para provocar exclusión etno-cultural, esas dos palabras tan diferentes y tan juntitas -muchos catalanes se sienten excluidos por Ansar; muchos castellanoparlantes catalanes, por Carod, que dice que no tiene nada que ver con la cultura española.

Tema Estatut / financianción: Guillem dice que es una manera de acabar con el victimismo. Falso. Es, precisamente, una manera de patrimonializarlo: el PSC debe ser tan capaz como CiU de hacer que Madrit nos devuelva lo que es nuestro. Prueba: pregunten a sus vecinos si quieren un nuevo Estatut. Luego pregunten por qué lo quieren. Yo lo he hecho. Casi todos me dicen que sí. Casi todos, que porque son ellos los que quieren decidir qué se hace en su país. Cuando les digo que en Bruselas se decide más de la mitad de las leyes de su país me dicen que eso es otra cosa. Que Bruselas no es Madrit.

Tema exclusión del castellano: el manifiesto tiene razón en que algunas instituciones públicas catalanas identifican el catalán con "nosotros" y el castellano con "ellos". TV3, que acepta a regañadientes que algunos de sus periodistas se nieguen a preguntar en catalán a un castellanoparlante que no entiende el cat, es el más claro ejemplo de ello, porque vive en un universo institucional paralelo. Que el Barça reciba dinero de la Generalitat por portar la marca "Catalunya" y el Espanyol no, es otro. Que se intente reconocer la plurinacionalidad del Estado en el Congreso de los diputados hablando catalán, cuando no se reconoce la de Cataluña en el Parlament, donde el castellano no parece ser lengua propia, es otro más.

Que el manifiesto tenga una intención CT y que sus firmantes nos caigan como el blanco culo de Jiménez Losantos (ug, poderosa metáfora) no debería ser un impedimento para que reconozcamos la existencia de algunos problemas que denuncia (y, confesión, todo esto que estoy diciendo no debería hacerme sentir un traidor a la izquierda o a la causa catalanista, que es como me estoy sintiendo ahora).

catetoababor dijo...

Es fascismo, en su momento usurpó el lenguaje de la derecha y se apropió de la democracia.
Ahora está usurpando el lenguaje de la izquierda y se está apropiando de la protesta.
Pronto no les vamos a hacer falta.

work in progress dijo...

E il fascio, stupido.

Un poco de etimologia.

Fascio proviene del latin fascinum, termino que sirve para designar la fascinacion que provoca el falo. El fascio fascina.

Un poco de lacanologia.

El falo tiene una marca en el subconsciente de las personas, a diferencia de lo femenino, que no la tiene.

Conclusion
el fascio tiene un marca en el subconsciente de las personas. El fascio fascina. No se puede confirmar que esa marca exista para el anti fascio.