jueves, marzo 24, 2005

¿QUIÉN ES ANDY Y QUIÉN ES LUCAS EN LA EXTREMA DERECHA ESPAÑOLA Y EN LA DERECHA A SECAS, ESE OTRO DÚO?

RESUMEN DE LO PIUBLICADO. Decíamos ayer que la derecha española tiene un componente yuyu llamativo, si bien a) no llama la atención. O, b), los mecanismos culturales autóctonos –la cultura son las gafas que uno se pone para leer la realidad-, no dan mucho en ése sentido. Si el 11-M los mecanismos culturales, canijos, que por aquí nos gastamos, nos impidieron ver a la extrema derecha en funcionamiento y al frente de un Gobierno, vete a saber qué goles más nos hemos perdido en la partida. Bueno. Al tajo. La derecha española antidemocrática, ¿existe? Primera respuesta. Ahí va. Existe. Crea una cultura propia y diferenciada de la Cultura de la Transi. Lo cual es importante. En España, tal y como nos quedó la cosa en el 78, sólo es capaz de crear mecanismos y modelos culturales un sujeto pollo. El Estado. La extrema derecha española creó o, al menos, potenció su modelo cuando era Estado. Pero esta mañana a primera hora y sin Estado –o, al menos sin el Distrito Federal en el bote- es un modelo cachas, con juego de piernas y con mucha pupita. No se vayan, amiguitos.

-EL REVISIONISMO.
En las dos últimas legislaturas se ha empezado a producir en España un proceso de revisionismo histórico llamativo. Lo más llamativo del asunto son dos aspectos. Aspecto a), no lo producen historiadores, que lo producen una suerte de aficionados a la historia. A lo sumo, algún licenciado en el ramo que se mueve en las coordenadas intelectuales ricardo-de-la-cierva, un historiador que, en los 70’s, de haber existido Gran Hermano VIP, hubiera sido finalista junto a Joe Rigoli. La tesis de los libros que fabrica este colectivo, y que se venden como polos, consiste en revisitar los años 30. En lo que es una astuta decisión –los 30’s, en España, no los revisita ni el cabo; la Cultura de la Transi se iría al garete si se hiciera; de hecho, se está yendo al garete con estas revisitaciones fachas-. Una vez de visita en los 30’s explican la Guerra Civil con benevolencia hacia el bando emparentado con aquel otro que, en los 30’s, recorrió Europa fabricando jabón con algunos europeos. Desvinculan el bando fascista de sus aliados fascistas europeos. Unen absolutamente el bando republicano con la URSS. El do de pecho y el llenapistas intelectual más recurrido consiste situar el inicio de la Guerra Civil en el año 1934, con lo que aquello que conocemos como Guerra Civil, una guerra de exterminio que se inició en el 36, es simplemente una especie de autodefensa frente a los crímenes marxistas y judeo masónicos iniciados dos años antes. En algunas ocasiones, glups, he llegado a escuchar que el 18 de Julio fue –socorro, sácame de aquí, mamá-, una defensa del sistema democrático por parte del liberalismo español. Vamos, que a tu abuelo lo fusilaron y lo enterraron en una cuneta por lo que dijo Franco en Gettisbourg. El aspecto b) –vaya, nos hemos ido a tomar por XXXX del punto a); les pido disculpas- es que estas tesis revisionistas, a-científicas, filo-fachas, que en algunos países europeos con un pasado cafre como el nuestro están penalizadas por ley, son asumidas y difundidas por medios de comunicación vinculados al PP, que las utilizan en cadenas lógicas peligrosas para analizar la realidad actual. Es decir, para fabricar Escenarios sobre los que luego, ñaca, se aplican políticas de partido. Las tesis, en fin, aparece tanto en artículos de opinión y se escuchan tanto en las tertulias que, cuando entro en un taxi con tertulia por el tercio Brunete a toda leche, al trozo de jabón que llevo dentro le da tembleque. Es una verbalización de la historia que contradice la historia Europea, que es inexportable a Europa pero que por aquí abajo ha pillado un filón y una capacidad de difusión inusitadas. Además, y sobre todo, socorro, se utilizan desde la derecha para fabricar política.

-LOS 30’S. FANTASÍAS ANIMADAS DE AYER Y HOY. La asunción de esta lectura de los 30’s por parte de nuestra derecha nativa, siempre democrática por los pelos, está enfangando y crispando la lectura de la realidad. Hace un plis, el Cardenal Rouco –reciéntemente expulsado de la Academia y sustituido por un tal Blasco-, para dibujar en público las relaciones del Estado y la Iglesia, explicó con un par que empezaban a parecerse a las que primaron en la República. La última perorata del Papa –cuando podía peroratear- sobre la situación Española –habló de tantos temas nativos que no le pertocaban que, llega a hablar 5 segundos más, y hubiera apuntado la necesidad de vender a Ronaldo- supuso, en realidad, una vuelta a los años 30’s, en lo que tenía de intromisión de la Iglesia en políticas del Estado –amenazar con una lectura Ppera del PHN fue, quizás, lo más peligroso del comunicado-. Quizás esta manipulación del bunker obispal nativo sobre el Papa explica como la derecha española primero dibuja una historia falsa para, posteriormente, insertar en ella una lectura del presente explosiva y tremendamente parecida a su lectura del pasado. Dibuja, en fin, que la derecha española está creando una cultura propia, unos mecanismos culturales –una lectura de la historia, una lectura del presente-, originales.

-LOS 30’S. MANUAL DE CONDUCTA. El PP tras asumir y defender el revisionismo histórico de sus historietadores, explica el actual momento político a partir de un paralelismo absoluto con los años 30. Es así que a) arremete a lo bestia y, sin embargo, se comporta como víctima con derecho a defenderse con violencia. La agresión a Bono en una mani de víctimas y verdugos del terrorismo hace un tiempo, ha sido tratada por la inteligencia PP como una anécdota. Las verdaderas agresiones las sufrieron, por contraposición implícita a la anécdota, los ideólogos del PP tras declarar la guerra a Irak, defienden. Aquellas agresiones, se lee entre líneas, legitiman agresiones actuales. El PP b) se aleja de la ley, mientras que denuncia que el Gobierno está vulnerando la ley. Así, el Gobierno, al tratar según sus trámites legales el Plan Ibarretxe, atenta contra todo lo atentable, mientras que el alcalde de Salamanca, al negarse a cumplir la ley y optar por rodear con una barricada el Archivo de Salamanca a fin de que no sean devueltos algunos legajos a sus propietarios legales, es un firme defensor de la ley más allá de la ley escrita. EL PP, finalmente, c) se margina de la política, no se ve representado en el actual Estado democrático y fabrica otro paralelo. El caso de las asociaciones de víctimas del terrorismo –dos; se supone que, desde la cosmovisión PP, una, la del 11-M, está repleta de intrusistas profesionales- es sintomático, e ilustra la lectura PP de que el gran enemigo de las gentes de bien es el Estado gobernado por la izquierda, al que hay que enfrentarse. El PP, en fin, se está calvosotelocizando. Es una víctima gubernamental de un Estado cuya violencia, parcialidad y carácter antidemocrático legitima sus respuestas salidas de tono.

Como en los años 30’s, siempre según los reinventores de los años 30’s.

1 comentario:

catetoababor dijo...

Un error de la izquierda sería creer que la derecha española ha civilizado a la ultraderecha trayéndola a su partido, cuando va pareciendo que es al revés.
Otro es tomar por cábalas sus intoxicaciones informativas.
Todos estos errores suponen creer que la derecha española no va en serio.