miércoles, marzo 02, 2005

TEORÍA DE LA LEYENDA URBANA

El escenario de los XXXXX es, esta mañana a primera hora, lo que sea que sea que, debidamente escenificado por los escenográfos de la política y la información española, salió de la boca del Presi Maragall.

-POR LA BOCA COME EL PEZ. De la boca de la cara del Presi, en todo caso, salió un fenómeno de la Cultura de la Transi, de la realidad y, en ocasiones, de la política, denominado Leyenda Urbana. El Concepto Leyenda Urbana es, a su vez, la pera. Pera, sinopsis. Una leyenda urbana es a) una historia no verificada, que se propaga de forma oral, como en ocasiones lucidas sucede con el sexo. Tiene como origen, testigo o avalador, b), un primo de un hermano de tu cuñado. Es decir, nadie. Pero que si existiera sería el típico pollo que te deja pasta o liga con una miss venezolana. Es decir, alguien fiable y respetado, aunque no exista. No obstante, toda leyenda urbana tiene un punto de verosimilitud tan extraordinario que, c), confiere a la leyenda urbana una calidad de verdad universal en alguna región de su discurso. Y esa es la madre del cordero.

-LES PRESENTO AQUÍ UN CORDERO. Todo esto le quedará más claro, señorita, si analizamos la leyenda urbana estadísticamente más extendida en el mundo. La tía buenorra vestida de blanco que hace autostop cerca de un tramo de calzada peligrosa. Esta leyenda a) no está verificada. Le sucedió, no obstante –y agárrense-, a b) mi mejor amigo. Supongo que después de una juerga, pues por aquí abajo no hay una fuerte industria del pellote. Y posee c) una verdad universal y gansa como un par de cocos: quizás la mujer de blanco no existe, pero sí las curvas peligrosas en las que uno se puede quedar fiambre. De lo que se deduce que, cuando alguien, en cualquier extremo del mundo, está hablando de la tía muerta que va y hace auto-stop, en realidad está hablando de que en una curva, zas, te puedes quedar pajarito. Es decir, de algo muy serio.

-LA LEYENDA URBANA ES DE QUIÉN NO TRABAJA. La Leyenda Urbana, según esa cadena lógica de la leyenda de la tia de blanco muerta, se utiliza en la descripción de la realidad hispana para explicar cosas chorras, detrás de las cuales se esconde una verdad luminosa. La Leyenda Urbana ilustra por aquí abajo una sed de verdad, es decir, de información, llamativa. De lo que se desprende que la sensación estadística es que esa sed cuesta en muchas ocasiones de satisfacer. Por lo demás, la Leyenda Urbana se aplica a gogó sobre temas que, espontáneamente, todo el mundo considera reservados. Tal vez tras percatarnos, espontáneamente, de que se informa de ellos con reserva. La carne de cañón de las Leyendas Urbanas es, principalmente, la Monarquía, ramo laboral al cual la información trata como a los Reyes Magos -a la que te informan sobre ellos con vehemencia, ñaca, desaparecen de tu vida-. Pero, por la misma razón, son fijos de la Leyenda Urbana otros temas tabúes, es decir, fundacionales, de la Democracia española.

-LEYENDA URBANA YUYU. DOS DEMOS. Ejemplo reciente de leyenda urbana. Ahí va. EL Gobierno PP, la noche de 15-M, intentó hacer un golpe de Estado. Fin de la leyenda urbana. Es una historia falsa, pero que esconde una gran verdad: el PP hizo todo lo posible –mentir, gritar, manipular la información, manipular a la ONU, manipular a chorrocientos muertos; es decir, utilizó casi todos los ingredientes dramáticos de un golpe de Estado en Guatemala-, para seguir en el poder a partir del día 11-M. Otra leyenda urbana. La empecé a escuchar cuando, a los veintipico añitos, entré por primera vez en una redacción de un periódico. Hay un dossier, que los partidos de izquierda se van pasando de mano en mano, sin tener narices de utilizarlo, en el que se detallan todas las corruptelas del hijo mayor de Pujol. Es decir, se detalla corrupción de CiU. A falta de pruebas científicas que detallen que esa corrupción, verosímil, es además cierta, esa Leyenda Urbana es muy polivalente. No sólo contiene una verdad fehaciente. Contiene dos. Verdad universal a) hay algo que une a CiU con José María El Tempranillo, gran pensador hispano. Verdad universal b): las izquierdas no hacen nada con ello.

-LA LEYENDA URBANA QUE SE MUERDE LA COLA. Maragall, en un calentón, lanzó al hemiciclo una leyenda urbana. Sabemos que fue una leyenda urbana y no a) un poker para detener el nuevo Estatut, o b) un intento izquierdista de enviar al garete la Cultura y la Política de la Transi, porque una Leyenda Urbana es una forma infalible e inconcreta de la Cultura de la Transi para transmitir información que no se produce en la Cultura de la Transi. Y que la misma Leyenda Urbana que emitió Maragall no sólo informa que la derecha está pringada. Informa incluso que la izquierda no hará nada con esa información.

La Teoría de la Leyenda Urbana es un chollo-bollo. Creo que mañana volveré al tema.

1 comentario:

EnigmasExpress /Gandica dijo...

como decía Pravda en su buena época: amanecerá y tendremos una nueva leyenda urbana. Los demás es comida de focas.