lunes, marzo 19, 2007

LA POESÍA

-¿ES ESTA LA OLA DE FRÍO QUE NOS PROMETIÓ EL GOBIERNO? Hola. En estos momentos estoy escuchando la radio por el telefonino, en una terraza, Barcelona, un Sol que tira de espaldas y señoritas que se pasean delante de la terraza. Estamos todos tan contentos que de vez en cuando van y sonríen. Las autoridades del ramo han anunciado una ola de frío del carajo de una vela. No obstante, las señoritas van hoy de mini y taconazo. Lo que indica que una jamona sabe más que un Gobierno, y que si los directores de diario cambiaron sus portadas el 11-M, fue porque contestaron ellos al telefonazo de Aznar, y o una jamona. Bueno. Telefonino, radio, sol y jamonas. Es más, la radio es la COPE, que me informa del fin del mundo. No obstante, miro al mundo desde la terraza en la que me ubico y el mundo me ofrece lo contrario al fin del mundo. Lo que puede ser un indicio de que lo que oigo no es una descripción del mundo. No es periodismo. No es realidad. Es una idealización. Es arte. Alude a una realidad que no sucede y a un proyecto político-vital que jamás sucederá. Supongo que el receptor tipo de todo esto consume todo esto con un presupuesto parecido. No consume realidad. Consume poesía.

-UN NUEVO PRODUCTO. Está surgiendo una nueva derecha. Para ahorrar tiempo, yo voy y la estoy llamando extrema-derecha. SI bien no estoy del todo convencido de que se atenga a ese nombre. Es ultra-nacionalista, contiene una derecha de pasado extraño, se le pone la piel de gallina con palabras tótem de la extrema-derecha española. Pero es posible que no lo sea. Es posible que, simplemente, sea un fenómeno nuevo, difícil de explicar en tanto es difícil de acotar. Por ejemplo, no habla de realidad, esa cosa tan fácil de acotar para la ciencia y las jamonas. La radio que estoy escuchando, verbigracia, no deja de exponer datos abiertamente falsos. Lo que invita a suponer que la radio, que esa nueva derecha, vamos, no mienta. Simplemente ignora la realidad, le importa un pepino. El proyecto de la nueva derecha es, en una gran proporción, no real. Es ideal, espiritual, ideológico. O poético.

-LA POESÍA. La poesía relaciona cosas aparentemente inconexas y les da un sentido y orden certero, incuestionable, cósmico. Esta gente está haciendo lo mismo con la política. Han cogido un país extraño, han cogido un pasado franquista y una idealización de la Transi, lo han unido todo y han inventado un nuevo nacionalismo español, que lee el Franquismo como centro-derecha y ve en la Transi el gran éxito de ese centro-derecha. El proceso de fusión de esos elementos disparares es, como sucede en la poesía, estremecedor y emotivo, como esas manis de fin-de en las que, según veo, se estremece y se emotiva hasta el gato.

Hummm. Un país extraño y la fusión de dos elementos que no pegan ni con cola, pero que encajan con cierto juego de piernas y emocionan es, de hecho, un producto poético de calidad. Lamentablemente, los productos políticos que parte, ofrecen y son únicamente productos poéticos dan miedo, mamá.

1 comentario:

Pretty dijo...

"Una jamona sabe más que un gobierno" Me encanta