viernes, octubre 21, 2005

LAS GRIETAS SON PARA EL QUE LAS TRABAJA

-EL ATACADOR DEL LECTOR. A) La fena con Efefarria y Fep fue muy fien, hips. B) Y no se engañen. Aquí no se explica nada del Planeta que nadie sepa. Porque c) esto no es un confidencial. De hecho es todo lo contrario. Es decir, un d) público. Que, por otra parte, e) intenta dibujar una cultura con serios problemas para ver un pepino e identificarlo como un pepino. Ustedes dicen que todo el mundo sabe lo que es el Planeta. Yo lo dudo. La CT impide verbalizar el Planeta, como impide verbalizarse a sí misma como una cultura de Estado, única en el mundo, que lo encorseta todo desde hace tres décadas. Y aquí inciso.

-HOLA. SOY UN INCISO. La cultura son unas gafas que no se ven. Si un guerrero cherokee, en algún momento de su biografía, afirmaba ser una mujer, todo el mundo, cuando lo miraba, veía una mujer. Gracias a las fabulosas gafas cherokees, se le pasaba a tratar como a una mujer. Nuestras gafas –gafas CT-, posibilitan que todo lo que se diga desde la CT, también sea cierto. La CT no tiene herramientas para negar los discursos verticales que se emiten desde la CT. Que el Planeta es lo que no es, que la cultura española asombra al mundo, que en el PP no hay ultraderecha fascista, que los GAL fueron una ONG, que había dos líneas de investigación, que situarse fuera de la CT –con una novela, una opinión, un artículo, un texto estatutario catalán- es patrimonio de mongos y maleantes, son algunos de los triunfos de la CT. La CT no sirve para leer la realidad. Sirve para creer en ella. Fin del inciso. Bueno, al tajo.

-RESPUESTA. LA GRIETA. Afirmas ver una grieta. Yo no la veo. Es más, el tema Planeta ha desaparecido rápidamente de la prensa. Duró el tiempo que estuvo rajando Marsé. No hay Marsé, no hay Caballero Bonald, no hay tema. La pregunta es, por tanto, qué tienen en común Marsé y Bonald. Respuesta: tienen una carrera hecha. Y prestigiosa. No pierden nada al verbalizar lo que todo el mundo ve –algo meritorio; en el cuento de Andersen sólo lo hace un niño; me imagino, por otra parte, que el tonto de clase-. La CT es muy estrecha. Un intelectual ingenuo –todos en la juventud rampante-, tarda muy poco en tocar los límites –ideológicos, temáticos, formales-, de la CT. Una parte notorio de nuestros intelectuales confunde esos límites con una meta. Una parte reducidísima los intelectualiza como límites. Y una parte aún más reducida se plantea permanecer en ellos o superarlos. Superarlos es un mal rollo. Profesional, económico, de imagen. Sólo superan el límite, por tanto, los niños de Andersen -que pasan a ser home-less de Andersen-. O las personas con un hecho profesional, económico y de imagen autónomo. En ese target es donde veo alguna fricción. Que no grieta. La fricción son declaraciones. Las grietas son, pongamos, artículos, actitudes beligerantes por escrito, en los medios y constantes. Te doy otro ejemplo del fenómeno. Cercas, posiblemente –tendríamos que tratar eso algún día- la Capilla Sixtina de la CT, después de su éxito, ha arremetido contra algunos conceptos CT en alguna entrevista. Hace unos años, no lo hubiera hecho. Es más, ni siquiera se le hubiera pasado por la cabeza la idea de que España es una patología cultural. Sobre la fricción, que no grieta: sólo llegan al límite de la CT –por lo que sólo lo ven, lo viven, deciden quedarse o deciden irse- los profesionales de la cultura. Sus emisores. Los receptores pueden, tranquilamente, pasar del tema. Es decir, optar por otra cultura. Por la literatura anglosajona, por productos de cultura de masas extranjeros. EL consumidor de vienes culturales nativo sólo ve los límites estrechos de la CT puntualmente. Por ejemplo, el 11-M, día –vamos, fueron 3 días-, en los que la cultura española no emitió, fracasó por completo. En toda la cultura española no hubo un solo niño de Andersen. Volverá a haber un 11-M –cultural, me refiero-, pues la CT ha permanecido intacta después de aquellos días en los que demostró al mundo –y lo que es peor, a su propia sociedad-, que sólo servía para publicitar. No para analizar. El análisis crítico, quedó claro, no es cultura española. Es más bien lo opuesto a la cultura española.

-PREGUNTA. LA CULTURA DE MASAS. Bueno. Hoy iba a coger el currículo de la ganadora del último Planeta, para intentar hacer un canon del intelectual CT y extrapolarlo a otros escritores CT que, por lo que sea –iba a intentar verbalizar también el concepto lo-que-sea-, en un primer instante no relacionas con la Janer. Pero lo haré mañana. Si quieres, y esta es mi cuestión, sáltate la casilla y respóndeme al punto al que pienso llegar. Punto al que pienso etc: la CT es, pese a todo, el acceso a la cultura de masas, esa tendencia internacional desde el 68, en España. En ese sentido, ¿en qué se diferencia la cultura de masas de la CT? ¿Quién es autor CT y quién es autor de masas? Te adelanto mi respuesta, que no mi argumentación. La Janer es CT como un camión.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Pensáis que si leyérais mejor, dejariamos de serlo?

Anónimo dijo...

¿Puede formular la pregunta con mayor claridad, please?

Anónimo dijo...

¿Lo qué?

Anónimo dijo...

You know: ¿Quienes piensan que pueden leer mejor? ¿Qué hay que leer mejor? ¿Quién dejaría de ser qué?

Anónimo dijo...

¿leer mejor es leer en cinemascope?

Anónimo dijo...

Ni idea.

Bent Rotter dijo...

Desde luego no esperamos grandes exclusivas de este log, pero si análisis originales y con una óptica particular de los temas, y en el del Planeta, lo siento mucho, pero todos estamos demasiado de acuerdo. Es como si cada día apareciera un escrito diciendo "Aznar es un fascista, un cretino y un irresponsable", no podría estar más de acuerdo, pero dejaría de leerlo porque no me aportaría nada.

Por cierto, lo que nadie ha dicho del Planeta ni de Torrevieja es que los comentarios de Caballero Bonald y mi admirado MArsé (sólo un peldaño por debajo de Mendoza y Enrique Murillo en mi panteón particular) son tibios y han entrado dentro de la lógica de los premios, que el material presentado no tenga nivel puede ocurrir, pero nadie ha dicho "a mi las novelas no me gustan, pero como me han puesto aquí para darles el premio no me queda más remedio que hacerlo".

Por otra parte, decir que los afectados por la CT son los creadores es endogámico. Obviamente puedo disfrutar de producción cultural extranjera, pero también necesito elementos que expliquen y enriquezcan mi entorno más cercano, y eso no lo voy a obtener.

Con el pollo -sin gripe de momento- que se ha montado en el tripartir porque Maragall haya intentado cambiar el gobierno -legitimamente, si no está para gobernar, para que está?- y el ataque a Zapatero ya incluso dentro de su partido, hay muchos temas que me interesan ahora que el nivel de petardez de la JAné, indudablemente elevado.